Las BUGANVILLAS son para el verano

Actualizado: may 10


Las buganvillas son plantas trepadoras muy apreciadas por la fuerza de sus colores y su abundante floración. Se adaptan muy bien al clima cálido y son ideales para cubrir fachadas o revestir pérgolas, aunque las posibilidades que ofrecen en la decoración del jardín son infinitas. Son un arbusto trepador originario de Brasil, y adora el sol.


Crecen rápido, y durante los meses de primavera y verano ofrecen una imagen espectacular: frondosa y llamativa floración que, aunque no aromática, de una belleza inmensa. Es perfecta para cubrir pérgolas y disfrutar así de una cubierta verde que, en verano, se tiñe de color. La gran ventaja de esta trepadora es que es de crecimiento relativamente rápido: con buenos cuidados puede llegar a crecer cada año, de media, medio metro.

Decorar la fachada de casa con una buganvilla es una gran elección, porque cuando florece llena de color el exterior aportando vida y alegría. Aunque es importante tener en cuenta que la buganvilla sólo florece durante la primavera y el verano, con los cuidados adecuados y en climas no muy fríos, existe la posibilidad de poder disfrutar de sus flores durante todo el año.


En el porche, las buganvillas pueden cumplir la función de protegerlo del sol a la vez que aporta color, creando espacios únicos. Un inconveniente es que posee abundantes espinas que, a su vez, provocan urticaria. Conviene evitar plantarla en lugares frecuentados por niños o animales domésticos en casa sin la debida protección. Al tratarse de un arbusto, pueden servir también para regalar intimidad, a modo de seto, marcando los límites del porche o respaldando sofás y bancos de exterior por ejemplo. En jardines con gran dominio de verde, la buganvilla dará un toque de color muy atractivo. Las trepadoras dan mucho juego a la hora de crear composiciones en el exterior. No sólo para vestir fachadas o pérgolas, sino también para tapizar parterres o incluso crear pasos de verde, donde la crear rincones con mucho encanto.

Aunque el fucsia es el color al que más nos tiene acostumbrados la buganvilla, esta trepadora presenta múltiples colores, desde el naranja, el rojo o el amarillo hasta el blanco. Se pueden combinar, por ejemplo, dos buganvillas de dos tonalidades diferentes. De cara a futuro, ojo, porque con el paso del tiempo la buganvilla acaba formando un tronco que puede llegar a doblegar una estructura débil o pérgola.

¿Es posible plantar una buganvilla en una maceta? Sí, incluso cultivarla en el interior de la casa. Sin embargo, deberás podarla de manera periódica, pues de no hacerlo su crecimiento podría detenerse o incluso llegar a morir. Las buganvillas no son plantas delicadas. Pero para crecer necesitan, mucha luz. Por eso conviene buscarles una ubicación con buena orientación donde tengan mucho sol. En esas condiciones, crecerán sin apenas mantenimiento. (+info)



73 vistas